Todo lo que tienes que saber para empezar a esquiar lo encontrarás aquí. Resuelve todas las dudas y ¡aprovecha la temporada de nieve

¿Cuánto cuesta esquiar?

A diferencia de lo que mucha gente piensa, esquiar no es tan caro. Se trata de saber priorizar en qué nos gastamos el dinero. Las principales variables son:

  • Estación de esquí escogida (combustible y peajes para llegar, precio del forfait, precio de los bares y restaurantes).
  • Comida (en función de si llevamos nuestra comida o comemos en los restaurantes)
  • Opciones que elegimos para aprender (clases particulares, clases colectivas, cursillos)
  • Alquiler del material o material propio
  • Escoger el forfait correspondiente con la edad y nivel.

Dicho esto, un día de esquí, con una buena elección de los factores comentados anteriormente, para una familia tipo de 4 personas (2 adultos y 2 niños), con clases, desplazamiento, forfait i demás, nos saldrá por unos 220-300 € en total. Nos es poco dinero, pero al ser una actividad para toda la familia y de todo el día, es un precio más que razonable.
¿A qué edad se recomienda empezar?

Cada niño es un mundo, pero la edad recomendada para empezar a esquiar es a partir de los 4 años. Eso no quiere decir que un niño de 3 años con una buena predisposición no pueda iniciarse en el esquí.

Como es normal, al principio a los niños pequeños les cuesta empezar. Debemos pensar que solo el equipamiento que les ponemos (más ropa de lo normal, gafas, guantes, botas duras…) ya les hace sentir extraños. Además, los ponemos en un entorno al que no están acostumbrados como es la nieve. Si los padres actúan sobreprotegiendo al niño, lo más normal es que se “esconda” y no caso a las indicaciones del profesor.

Es por eso que, para aprender a esquiar, especialmente los niños pequeños, es recomendable que los padres no estén delante, y si lo quieren ver que sea des de la distancia.
Los profesores de esquí, y el personal del Jardín de Nieve, tienen experiencia en enseñar a alumnos de estas edades, y harán mejor su trabajo sin los padres.

¿Cómo hay que ir vestido?

Para empezar a esquiar no hace falta comprar toda la tienda de deportes. Con unos pantalones impermeables, o pantalones que nos podamos cambiar cuando se vayan mojando, una chaqueta, una bufanda o pasamontañas, unas gafas de sol y unos guantes ya tenemos todo lo necesario.

Es muy importante no olvidar la crema solar, que debe tener una protección solar elevada. Los rayos ultravioletas se reflejan en la nieve, y aunque el día este tapado, debemos protegernos bien. Hay estaciones que disponen de ropa de esquí de alquiler, pero si no hay unas condiciones climáticas extremas, para empezar a esquiar nos hace falta poca cosa.

¿Cuál es la mejor estación para empezar?

La gran mayoría de estaciones están bien preparadas para recibir a los esquiadores noveles. Ahora bien, hay estaciones que son más indicadas para iniciarse.

Nosotros trabajamos en la estación de esquí de Port del Comte, que es una de las mejores para empezar. Es la estación más próxima a Barcelona, está bien comunicada, no se deben pagar peajes para llegar y no hay colas remarcables en las carreteras que la rodean.

Port del Comte es una estación familiar, sin grandes aglomeraciones de gente, con una terraza desde la que se puede ver toda la zona de debutantes, que está muy bien equipada con 2 cintas transportadoras que facilitan mucho el aprendizaje de los primeros días.
También disponemos de un Jardín de Nieve que es ideal para los más pequeños (aceptamos niños de 4 a 9 años), donde se puede aprender de una forma más divertida y relajada.

Además, la estación de esquí de Port del Comte es una de las que tiene el forfait más económico, y el precio de la comida y bebida es menos abusivo que en otras estaciones.
Port del Comte ofrece una gran cantidad de ventajas para los que quieren empezar a esquiar. El ambiente familiar, su zona de debutantes, la proximidad, el precio y ¡mucho más!

¿Qué es el forfait?

El forfait es la entrada necesaria para utilizar todas las instalaciones de una estación de esquí. Lo necesitaremos básicamente para subir a cualquier remonte (cintas, telesquí, telesilla). Hay diferentes tipos de forfait según la edad, el nivel y el número de días que queremos esquiar. Es importante llevarlo colgado en un sitio visible para que los trabajadores de la estación lo puedan ver.

¿A qué hora debemos llegar?

Es muy importante llegar con tiempo. Recomendamos llegar con mas de 1 hora de antelación antes del inicio de la clase o cursillo, sobre todo si vamos con niños. Debemos pensar que todo el mundo llega aproximadamente a la misma hora, y se forman colas para el alquiler de esquís, para comprar el forfait y para aparcar.

El horario de apertura de los remontes va en función de la estación que escojamos para esquiar.

¿Cómo sabemos qué nivel de esquí tenemos?

Hay varias clasificaciones de los niveles de esquí alpino, pero la más sencilla es:

  • Debutante – nivel 0: persona no iniciada en el esquí, o que ha esquiado un día ya hace mucho tiempo.
  • Iniciado – nivel bajo o medio: dentro de esta clasificación encontramos varios niveles, desde una persona que ha esquiado un solo día hasta esquiadores ocasionales que ya han esquiado algunos años.
  • Avanzado – nivel alto: son las personas que son capaces de bajar con control por todas las pistas de una estación de esquí.
  • Experto – nivel muy alto: esquiadores que pueden bajar por cualquier tipo de pendiente, velocidad o nieve.

¿Cómo aprender a esquiar?

Si lo que queremos es aprender a esquiar correctamente (evitando lesiones, miedos o malos vicios) debemos contratar a profesionales para hacerlo. Los profesores o monitores de esquí son personas formadas y tituladas para enseñar correctamente la técnica del esquí.

Adultos

Si sois adultos, la única opción que tenéis es realizar clases particulares. Es la opción más cara, pero también la que tenéis más una atención más personalizada y con la que aprenderéis más. Tener un profesor para una (o hasta 4 personas del mismo nivel) es la manera más rápida y controlada de aprender.

Aprender a esquiar con amigos y conocidos tiene muchos peligros y acostumbra a ser la causa de malos vicios y miedos en los esquiadores. A un amigo o pareja, como le tenemos más confianza, no le haremos el mismo caso que a un profesor. Además, por mucho que sepa esquiar, una persona que no sea un profesional no conocerá la metodología correcta ni sabrá ver las necesidades del alumno.

Niños y niñas

Si el alumno es un niño de 4 a 9 años, tiene diferentes opciones:

Jardín de Nieve: es un espacio delimitado, solo para niños de 4 a 9 años, donde hay una cinta transportadora para poder subir cómodamente. En el Bateo de Esquí hay diversos monitores que enseñan a diversos niños. Cada 5 niños hay un monitor aproximadamente. Es una manera de empezar más lenta, pero mucho más divertida y controlada para los más pequeños. Debemos entender que los niños nunca han llevado unas botas como las que hacen falta para esquiar, están en un entorno que no conocen y les ponemos unos esquís que no les dejan andar normal. Si lo que queremos es un primer contacto con el esquí para un niño sin correr, lo mejor es el Bateo de Esquí en el Jardín de Nieve. ¡Aprenderán jugando!

El Bautizo de Esquí tiene una duración de 2 horas desde la entrada hasta que vuelve a salir el niño y durante este tiempo se los equipa, hacen ejercicios de deslizamiento, se los enseña a frenar… En resumen, dos horas para aprender lo esencial del esquí.

También ofrecemos la realizar el Bautizo + Xiquiport (juegos de nieve o sala de juego), que tiene una duración de 4 horas y es una muy buena opción si los padres son esquiadores y quieren que los niños estén jugando bastante tiempo mientras ellos esquíen.

Clase de esquí particular: es la opción más recomendada para los niños que no sean muy pequeños, o que ya saben esquiar un poco o que ya hayan esquiado bastante i quieren mejorar. Con un profesor particular (hasta un máximo de 4 alumnos del mismo nivel por profesor) se aprende mucho y se tiene un control muy elevado. Tiene el inconveniente que es la opción más cara proporcionalmente al tiempo de la clase.

Cursillos colectivos: es una manera perfecta de aprender a esquiar para niños de 5 a 12 años que ya sean iniciados. Se lo pasaran muy bien con otros niños de edades y niveles similares. Nuestra escuela propone cursillos de 5 sábados o 5 domingos que tienen una duración diaria de 3 horas.